La importancia de la selección de personal.

Administración de empresas

La importancia de la selección de personal

30 Ene , 2017  

Es de sobra conocido que el mercado laboral no está en uno de sus mejores épocas a día de hoy. En todo lo relacionado con los procesos de selección, parece que se están viendo débiles indicios de recuperación al final de la tormenta, en lo que a nivel de empresa se refiere.

Debemos tener muy presente, ya que es conocido por la mayoría de todos nosotros, que en el justo y exacto momento en el que se produce una oferta laboral, optan a ella cientos por no decir miles de personas en respuesta a esta demanda por parte de una empresa.

Por tanto, y teniendo en cuenta esta desgraciada o poco aventurada situación, creemos que es de capital importancia poseer el conocimiento para aplicar una estrategia lo suficientemente efectiva para hacerse con el éxito, en los diferentes procesos de selección de personal en los que participes.

Por consiguiente en AC Consultors creemos que es muy importante que el candidato o candidatos a optar a cualquier puesto de trabajo en una empresa deben aplicar con ingenio estas pequeñas recomendaciones y pistas para garantizar un mínimo éxito en cualquier situación de entrevista laboral.

La importancia de presentar un currículo mínimamente estructurado es evidente, ya que debido a ello nuestra carta de presentación puede llegar a ser una de las seleccionadas. Presentar un currículo claro, completo y con cierto orden, suele representar un hecho no menos importante: en este sentido deberemos generar la simpatía e interés suficiente en nuestro seleccionador como para que se fije en nosotros.

Por ello no debemos descartar el hecho de que cuando lo confeccionemos o actualicemos nuestros currículos hagamos todo lo posible para que este destaque en todos los sentidos. Solo entonces estaremos en condiciones de obtener una mayor visibilidad para destacar finalmente de todos nuestros adversarios.

La preparación es importante, tanto es así, que inmediatamente después de concertar una reunión con nuestro entrevistador o empresa, se deberá prestar la debida atención e informarse en la medida de lo posible, de todo lo relativo a la empresa que posiblemente nos contrate, con lo que se deberá analizar tanto las filosofías de la empresa en cuestión como la trayectoria e historial de la misma.

Recordemos una vez más que debemos causar una buena impresión a nuestro entrevistador vistiendo de acuerdo a una situación de este tipo.  El hecho de mostrarnos dispuestos, descansados y proactivos, también no ayudara en este proceso.

La importancia de ser puntual
Es una simple cuestión de lógica. Llegar tarde a una entrevista de trabajo, a menos que esta tardanza sea altamente justificable, nos puede afectar negativamente en todo el resto de la entrevista en cuestión.

Por ello deberíamos tener muy presente que afectara muy negativamente a nuestra imagen, el hecho de llegar tarde injustificadamente a una reunión de trabajo. Ya que ello es una señal inequívoca que demostrara a la otra persona que somos poco serios y que no nos importa mucho el resultado final de dicha reunión de trabajo.

Una vez que comienza la reunión deberíamos no solo estar calmados y tranquilos, si no transmitir a nuestro interlocutor esta misma sensación. No hay que ser muy despierto para entender que nuestro entrevistador puede considerar negativamente este tipo de situación.

Durante la entrevista no deberías extenderte en tus respuestas más allá de lo estrictamente necesario. Tus contestaciones deben ser en este sentido claras y concisas. Por otra parte, nunca estaría de más aportar datos adicionales a las preguntas que te plantee tu entrevistador.

Debes saber que el mero hecho de enriquecer razonable y brevemente algunas de las respuestas que emitas a tu interlocutor, pueden llegar a ayudarte en esta parte del proceso, es más, hacerte sumar algunos puntos extras que te serán de gran ayuda en los tramos finales de tu entrevista de trabajo.

Recuerda y ten muy presente que debes mantener en todo momento una actitud positiva y mantener la mayor parte del tiempo la mirada con tu entrevistador. A medida que se vayan superando las etapas en tu entrevista si, como candidatos hemos llegado a este punto de la misma, podría considerarse que habríamos pasado sensiblemente más del 75% de la conversación en el proceso de selección.

En cualquier caso y, siempre dependiendo de la empresa y del puesto a cubrir, aún deberíamos pasar algunas etapas más en nuestra entrevista. Por tanto deberemos adoptar una postura tranquila y no desesperar. El tono a mantener, la delicadeza, una buena dosis de educación y otra de humildad harán el resto.

Por regla general, el hecho de echarnos flores ante nuestro entrevistador con respecto a éxitos de anteriores empleos no suele estar muy bien visto y valorado en estos casos y, por tanto y en la mayoría de los casos no suele dar muy buenos resultados. Otro de los aspectos que también tinenes que tener en cuenta y, que no es menos importante que los anteriores, es el hecho de transmitir empatía. Es decir simpatizar de alguna manera con nuestro interlocutor.

El hecho de que toda la entrevista fluya de manera distendida y amena hará que esta sea más interesante de mantener por parte de nuestro interlocutor.  Por consiguiente el hecho de mantener una conversación en estos niveles, será una manera interesante de simpatizar con nuestro contertuliano muy interesante.

Debemos recalcar que el clima de confianza y distendida seriedad en este proceso, nos puede aportar en algunos casos, algunos puntos adicionales valiosos en la búsqueda de la complicidad de nuestro interlocutor.  Como hemos comentado con anterioridad, mantener la mirada implicara de alguna manera y dará a entender inequívocamente al entrevistador que somos honestos y que transmitimos seguridad a la hora de expresar nuestros argumentos.

En la mayoría de las ocasiones, no trataras directamente con el responsable de la empresa, sino con una persona que se encarga en la empresa de este proceso. Pero una vez hayas finalizado con éxito ciertas etapas de la entrevista, puede que te presenten al máximo responsable de tu futura empresa.

En este punto, ya habrás cubierto un largo e interesante trayecto, un esfuerzo más en el que deberás mantener tu guardia bien alta y mantener la firmeza y el vigor del principio de la misma. Las últimas dosis de motivación deberás gastarlas en esta última etapa. ¡Animo que ya queda poco!

La última entrevista la mantendremos con el responsable de la empresa en la que vamos a trabajar, por tanto, deberemos tener preparados unos buenos argumentos para vender nuestros servicios a nuestra futura empresa, no deberíamos extendernos en este sentido más allá de los 25 o 30 segundos por cada cuestión que nos plantee nuestro futuro jefe.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0



Comments are closed.