Claves para que una PYME tenga éxito

Administración de empresas

Claves para que una PYME tenga éxito

28 Abr , 2017  

Para cualquier persona interesada en iniciar o invertir en un nuevo negocio, y para conseguir las claves para que una PYME tenga éxito, es imprescindible que tanto las metas como los objetivos e hitos, se lleven a cabo dentro de un plazo determinado con el fin de sobrevivir.  El inicio de año es un buen momento para plantear objetivos al interior de tu empresa.

Aunque resulta difícil establecer metas generales -por ejemplo: decir ‘este año aumentaremos mucho las ventas’- hay aspectos que no está de más tener como objetivos fijos a mejorar. En AC Consultors pensamos que el primer paso para tener éxito con los propósitos empresariales es visualizar objetivos claros.

La crisis hace pensar que en la actualidad el éxito empresarial es algo difícil de lograr. La situación económica hace creer que es todo un reto tener éxito. Pero nosotros creemos que es posible superar los baches y obstáculos que impone la crisis española o internacional analizando factores que han ayudado a otras empresas y siguiendo estrategias claves para llegar a la cumbre.

Sacar adelante una empresa o un proyecto no es una tarea fácil. ¿Qué hacer para lograrlo? En AC Consultors te facilitamos tres consejos que te ayudarán a despejar el camino y alcanzar tus metas.

Nada sucede por sí solo, por lo que el éxito depende de la implementación que tú realices de los consejos que recibes. Estas son las tres claves que recomiendan los expertos para lograr el éxito en la empresa.

1-Mantén el avión volando

Una de las habilidades que practican con regularidad los pilotos de caza es pasar su atención cíclicamente de su objetivo a su nave. La prioridad es siempre la misma en todas las situaciones: mantener en el aire la aeronave. Todo lo demás es secundario porque si la nave se estrella, lo demás no importa.

No se puede sufrir de lo que se conoce como fijación en el objetivo, una obsesión por un objetivo que excluye todo lo demás. El motivo es que ningún objetivo individual, ni ninguna medida garantizan el éxito.

Hay aspectos del negocio que son de fundamental importancia, pero otras partes que también son importantes. Por ejemplo, si tú logras terminar tu proyecto a tiempo y dentro del presupuesto, pero has alejado al cliente, lo que realmente has logrado es asegurarte de que no volverá a trabajar para ti.

Si logras terminar tu proyecto a tiempo y dentro del presupuesto, pero has explotado tanto a tus empleados que la mitad de ellos renuncian, es probable que no tengas éxito en tu próximo proyecto. Si tu trabajo es excelente, pero el subcontratista incumple, es posible que el proyecto fracase.

Como gestor del proyecto o dueño de la empresa tienes que tener la vista en todos los indicadores que determinan el éxito a largo plazo en le negocio. Sí, ten en cuenta tus objetivos pero, ante todo, mantén el avión en el aire.

2- La buena información lleva a buenos resultados

Todos los negocios dependen de la información, el problema es que la información no siempre es exacta: a alguien se le olvida llenar su hoja de horas trabajadas, alguien modifica una orden de compra y no avisa o notifica a los de contabilidad.

Tienes que cerciorarte de que el flujo de datos es continuo, correcto y tan actualizado como sea posible en tu empresa.

Desde luego, la precisión y oportunidad no son los únicos factores de importancia: la claridad y la sencillez también lo son.

Responde preguntas y no te sorprendas si tienes que responder la misma pregunta varias veces. Cerciónate de que tú estás capacitado para responder preguntas fundamentales. Nada dañará más tu credibilidad que ser incapaz de responder a una pregunta en ese contexto.

3- Conviértelo en “así hacemos las cosas por aquí”

Se dice que la cultura de la compañía define lo que las personas hacen cuando nadie las mira. Si tú trabaja para una empresa grande, probablemente ya conoces las expectativas culturales que influencian el comportamiento de la gente en el trabajo. Es “la forma en que hacemos las cosas aquí”.

Si tú administras el negocio, lo más seguro es que hayas creado la cultura de negocio. La cultura refleja la forma en que tú tratas a las personas y lo que esperas de ellas. También refleja la forma en que defines las prioridades del negocio y haces negocios. Tu ética y valores.

Sin embargo, hay algo que es esencial, sin importar la cultura de tu empresa. El sistema tiene que volverse parte de ella: un elemento intrínseco de la forma en que se hacen las cosas.

Tiene que establecer una disciplina rigurosa para la recopilación, análisis y discusión de los datos. No se puede saltar las reuniones, ni dejar datos en blanco en el tablero en la sala de reuniones.

Un último consejo: No olvides la palabra mágica: rentable. En los negocios se trata de hacer utilidades. Si una compañía no lo logra, no sobrevive. Sin duda, hay una cantidad de cosas que suceden en un negocio y una cantidad de indicadores que miden el éxito de la empresa. Pero la utilidad es definitiva: si no la hay, lo demás no importa. Todo lo demás desaparece si la empresa tiende a cerrar.

Share on Facebook0Share on Google+2Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest1



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *